Luka Dončić le amarga el debut a Wembanyama | Deportes

NBA jornada 2

San Antonio Spurs

Dallas Mavericks

Dallas Mavericks

En la NBA, ha nacido una estrella. Victor Wembanyama, número 1 del draft de 2023 y dorsal número 1 de los San Antonio Spurs, jugó este miércoles su primer partido oficial en la mejor liga de baloncesto del mundo. El ambiente en el AT&T Center de San Antonio era de celebración ante lo que se espera que quede en los anales como un momento histórico, el primer partido de un jugador llamado a marcar una era en la NBA. Sin embargo, las hazañas de Wembanyama, apodado Wemby por los locales, tendrán que esperar. Se estrenó con derrota frente a los Dallas Mavericks (119-126). Se cargó de faltas y pasó la mayor parte del partido en el banquillo. Dio algunas señales de su talento único, pero su debut fue más bien deslucido y decepcionante. Mientras, enfrente, el esloveno Luka Dončić guiaba a su equipo a la victoria, con 33 puntos, 14 rebotes y 10 asistencias. Un triple doble.

Al poco de empezar el partido, Wembanyama puso un tapón a Kyrie Irving y encestó un triple, desatando la euforia del público. Sin embargo, en toda la primera mitad del partido logró solo otro triple y se fue al descanso con 6 puntos, 3 rebotes, una asistencia y un tapón. El entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, en parte por vocación y en parte porque Wembanyama se cargó pronto de faltas, decidió dosificar sus minutos. Solo jugó 12 en la primera mitad y 23 en todo el partido.

Pese a su altura, el francés se desenvolvió en ataque casi todo el partido en el perímetro. Sus reversos, su habilidad al votar el balón, su tiro a distancia, su figura estilizada y su enorme envergadura hacen de él un jugador inconfundible, un icono. Sin embargo, el partido de estreno demuestra que aún le queda camino por recorrer para convertirse en el jugador decisivo que se le supone. En un jugador como Luka Dončić, sin ir más lejos.

Wembanyama se pasó el tercer cuarto en blanco tras cometer en ataque su tercera falta y pasar la mayor parte en el banquillo. Solo brilló en el último cuarto, en el que anotó 9 puntos, para redondear el partido con 15 puntos, 5 rebotes, 2 asistencias, 2 robos y un tapón. Enfrente, el novato de los Mavericks, Dereck Lively II, de 2,16 metros, duodécimo del draft de este año, logró 16 puntos y 11 rebotes.

Una buena noticia que deja la noche para los Spurs es que fueron competitivos todo el partido pese a no tener apenas el concurso de Wembanyama. Si el francés empieza a funcionar, el equipo puede plantar cara a los rivales intermedios de la NBA. Está lejos, eso sí, del nivel de los favoritos.

Récord para Porziņģis

Más allá del simbolismo del debut de Wembanyama, la estrella de la jornada del miércoles en la NBA fue otro europeo de prácticamente su misma altura, el letón Kristaps Porziņģis. Se estrenó con los Celtics de Boston y batió el récord de puntuación para un debutante en el equipo con sus 30 puntos, jugando contra los Knicks, que fue su primer equipo en la NBA. Logró 8 canastas de 15 en tiros de campo, con 5 de los 9 triples que intentó, incluido uno que desequilibró la balanza a minuto y medio del final. Además, puso 4 tapones y capturó 8 rebotes. Su primer cuarto, en el que anotó tres triples y 15 de los 30 puntos de su equipo, fue para enmarcar.

Porziņģis ha sido un jugador castigado por las lesiones, pero tiene también una habilidad y puntería poco común para un jugador de 2,18 metros de estatura. En los Washington Wizards se marchitaba la temporada pasada, pero con su llegada a los Celtics aspira al anillo de campeón.

El papel del pívot letón fue decisivo en la victoria de los Celtics en su primer partido de la temporada, más trabajosa de lo que parecía inicialmente. Los Celtics se impusieron a los New York Knicks en el Madison Square Garden (104-108). La estrella de Boston, Jayson Tatum, hambriento de balón todo el partido, logró 34 puntos y 11 rebotes, el mejor en ambos capítulos. Los Knicks fueron a remolque toda la noche, se pusieron por delante por primera vez en el último cuarto, pero luego se desplomaron con un parcial de 0-9 que les condenó a la derrota. RJ Barret e Immanuel Quickley, ambos con 24 puntos, fueron sus dos mejores anotadores.

En el resto de partidos de la jornada destacaron los 36 puntos de Cam Thomas en solo 25 minutos, que no bastaron, sin embargo, para que su equipo, los Brooklyn Nets, pudieran ganar a los Cleveland Cavaliers. Cayeron derrotados 113-114. En el equipo visitante, Denis Mitchell y Max Strus lograron 27 puntos cada uno. Mitchell, otro jugador decisivo, anotó el triple final.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.