Arda Güler, un “extraterrestre” que no arranca en el Real Madrid | Fútbol | Deportes

Arda Güler, durante un entrenamiento con el Real Madrid este verano.realmadrid.com

Se descorrió este viernes la cortinilla y en el entrenamiento del Real Madrid previo al duelo contra el Valencia (21.00, DAZN) no estaba Arda Güler. Otra vez ausente, otra vez con problemas físicos. Se trata de la tercera caída del joven turco de 18 años, que todavía no ha disputado ni un minuto con el equipo blanco desde que fichó el pasado verano, ni siquiera en pretemporada. Esta vez, sufre una rotura en el cuádriceps derecho que le tendrá de baja alrededor de un mes, según las primeras estimaciones del club. El gran talento que anuncian todos los que han compartido césped con él sigue sin salir de la camilla, “deprimido y decepcionado”, como desveló este viernes Carlo Ancelotti, que llegó a definirlo en verano como un “extraterrestre por su calidad”. El marciano continúa maltrecho.

Güler se presentó en julio en Valdebebas “tímido, obediente y muy dependiente a su padre”, según describían en la Ciudad Deportiva, y sus problemas médicos no tardaron en aparecer. El Madrid había pagado 20 millones fijos al Fenerbahçe más otros posibles 10 en variables tras ganarle el pulso al Barcelona, que también lo pretendía; sin embargo, el físico del jugador se quebró pronto. Ya en la gira de Estados Unidos, se le diagnosticó una lesión en el menisco interno de la rodilla derecha después de varios días sin ejercitarse junto a sus compañeros. En vista de que no podría participar en ningún partido, la entidad acordó que regresara antes de tiempo a Madrid para seguir un tratamiento conservador y tratar de evitar el quirófano, objetivo que no se cumplió. Dos semanas más tarde, el 14 de agosto, terminó siendo operado. Según indicó el técnico blanco este viernes, Güler ya había sufrido problemas en el menisco durante la campaña anterior, en el Fenerbahçe.

Tras un mes y medio de recuperación, su estreno parecía inminente. Así lo adelantó Carletto en la previa del choque contra Las Palmas, el 27 de septiembre, que volvió a insistir en el “talento genético” del chaval. Pero horas después se conoció el segundo traspié: lesión en el músculo rector anterior izquierdo. Y después de otro mes y medio de puesta a punto, también cuando estaba a punto de debutar, tercera desgracia. De nuevo en la derecha, con esta rotura en el cuádriceps. “Antes del Braga, tuvo un problema. No parecía nada, pero le seguía molestando. No es una cosa seria, ni una recaída, sino un pequeño paso atrás”, aseguró este viernes Ancelotti.

Güler se había reincorporado a los entrenamientos de grupo la semana pasada, el técnico anunció que había planes específicos para mejorar su condición física y lo incluyó en las dos últimas convocatorias (Rayo y Braga) para ir introduciéndolo en la dinámica del equipo. En medio, el club llegó a difundir una fotografía del joven en la que se adivinaba una gran musculatura. Pero su carrocería volvió a agrietarse. “Es una lesión muscular como consecuencia de forzar en la recuperación. Esto es común. El ansia por regresar antes de lo debido trae estas cosas”, explicaban desde el club.

“Como les pasa a muchos cuando se operan de menisco”, trató de explicar Ancelotti este viernes, “te cambia un poco la postura de la pierna no lesionada y puedes tener problemas musculares en la recuperación. Es lo que está ocurriendo”, argumentó el de Reggiolo, que se esforzó en descartar cualquier horizonte negro para el chaval más allá de la frustración personal y el retraso en su presentación en sociedad. “Su futuro es el más lindo. Un jugador de gran talento. Puedo entender que esté decepcionado, pero es un pequeño problema muscular. Tengo la experiencia personal de parar dos años cuando tenía 21 y volví. El futuro de Güler no está en duda. Es un solo un momento, ojalá se pueda recuperar bien tras el parón”, insistió el italiano.

Si nada se tuerce de nuevo, cuando regrese, Carletto espera ganar con él otra pieza ofensiva en funciones de mediapunta, delantero centro, extremo derecho a pierna cambiada o, incluso, como interior en un centro del campo de tres, según la exigencia del partido. “Tiene una zurda muy, muy fina, con un gran disparo”, dijo de él Toni Kroos, otro de los que se sumaron a los elogios generales a Güler. “Es muy bueno técnicamente, sobre todo, en espacios reducidos”, abundó el alemán.

En sus dos cursos en el Fenerbahçe (nueve goles y 12 asistencias en 51 partidos), fue identificado como uno de los valores a seguir y llegó a debutar con la selección turca hace un año. En el Madrid, de momento, su proclamado talento no ha pasado todavía de algunas jornadas en intramuros. Nada más aterrizar, en Valdebebas se dieron cuenta de que su crecimiento muscular tenía mucho margen de mejora y, de momento, su físico no arranca.

El que sí estará contra el Valencia, salvo contratiempo, es Jude Bellingham, a quien Ancelotti confirmó después de perderse la cita ante el Braga por la luxación en el hombro izquierdo que sufrió tres días antes frente al Rayo.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_