El Maratón de Valencia reacciona al escándalo en CELAD y rompe con la Agencia Antidopaje | Deportes

La credibilidad de la Agencia Estatal Antidopaje (CELAD) está bajo mínimos después de que el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Manuel Rodríguez Uribes decidiera remitir a la Fiscalía un extenso informe elaborado por el Ministerio de Educación y Deporte sobre la mala praxis y posible mal uso de fondos públicos en la agencia que dirige José Luis Terreros. Una de las primeras entidades en pronunciarse, tras conocer los hechos, ha sido la organización del Maratón Valencia Trinidad Alfonso, que ha decidido “que no efectuará nuevas contrataciones de test antidopaje con la CELAD mientras no se aclaren de manera fehaciente las investigaciones por presuntas irregularidades emprendidas por el organismo internacional antidopaje WADA, en el plano administrativo, y por la Fiscalía General del Estado, en el plano judicial”, según una nota emitida la mañana de este jueves.

Así, la organización de uno de los maratones que más ha crecido en los últimos años en España -ha pasado de recibir unos 3.000 corredores a superar los 33.000 participantes en apenas una década-, explica que, “en tanto no se aclare la situación en la dirección correcta”, la contratación de controles antidopaje en el Medio Maratón y en el Maratón de Valencia será encomendada directamente a equipos de la Athletics Integrity Unit (AIU) “para garantizar imparcialidad, rigor y tolerancia cero ante los tramposos”.

“Aunque los casos que han aparecido en los medios no guardan relación con los controles del Medio o del Maratón Valencia, hay una merma de confianza en el máximo órgano antidopaje español, en el que hasta ahora habíamos confiado, y en las empresas facultadas por este para efectuar los test”, explica Juan Manuel Botella, director general del Maratón. Y añade, en referencia a las declaraciones del Rodríguez Uribes en EL PAÍS: “Si el mismo presidente del CSD ha declarado públicamente que existen indicios delictivos y los ha trasladado a la Fiscalía, la situación es muy grave, así que no podemos estar de brazos cruzados o fingir que no pasa nada”.

“Como todas las grandes carreras, Valencia ha sufrido en el pasado el engaño de algunos corredores, y por eso, porque nos ha costado dinero y nos ha roto la ilusión por coronar a los verdaderos campeones, nuestro compromiso para identificar y apartar a los mentirosos del deporte es y seguirá siendo inquebrantable”, subraya Botella. Valencia fue la primera organización de Campeonatos Mundiales de Atletismo de la historia que en 2018 hizo una aportación voluntaria de 50.000 dólares para controles por sorpresa, y al igual que otras pruebas de prestigio internacional, no contrata atletas que hayan sido sancionados en firme por falta grave contra el dopaje, independientemente de que ya hayan cumplido su sanción. Anualmente, el Maratón y el Medio Maratón Valencia destinan más de 35.000 euros directos a test antidopaje y acondicionamiento de espacios para su correcta realización.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.